Ads Top

JOSÉ MURGIA ZANNIER: “SIEMPRE ME CONSIDERÉ UN CIUDADANO DE A PIE”

“NO INTERPUSE MIS INTERESES POLÍTICOS NI PERSONALES A LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA.” Afirma

Aún con la resaca de la campaña electoral y de los comicios del 5 de octubre, el presidente regional José Murgia Zannier, concedió una entrevista exclusiva al diario La Industria e hizo un recuento de sus logros y frustraciones en su trayectoria de casi un cuarto de siglo al frente de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) y del Gobierno Regional La Libertad.

Después de 24 años al frente del municipio y de la región, ¿era necesario tentar otra reelección?
Participé en las elecciones in¬ternas del partido y me eligieron. No lo hice para satisfacer mi persona, sino con el afán de seguir un plan de trabajo concertado con las municipalidades provinciales y con los programas nacionales de saneamiento básico rural, Mi Riego, Beca 18, Pensión 65, Trabaja Perú y otros. Estoy con la conciencia tranquila porque me acostumbré a trabajar por los demás y no tengo necesidad de acumular dinero. Nunca utilicé los cargos públicos para reventarme cohetes.

¿Qué logros considera que alcanzó en la región?
Mi administración construyó 441 obras. Me di maña para trabajar con los alcaldes distritales y provinciales, lo que permitió hacer 135 colegios, postas médicas, hospitales, agua, alcantarillado, etc.

Con gestión se consiguió pavimentar la vía a Santiago Chuco. También se impulsó el hospital César Vallejo a través de la modalidad obras por impuestos.

La gente reconoce su calidad moral y empresarial, pero sospecha que dejó aprovecharse a otros.
No es así. La gente desconoce que en la Región no tenemos dinero en caja como el municipio, solo tramitamos perfiles, proyectos, expedientes técnicos y licitamos, luego comunicamos al Gobierno Nacional para que desembolse el dinero.

¿Y en el municipio?
A nosotros nos tocó administrar el municipio en una época en que no teníamos dinero, solo había 12 millones de soles al año por Fondo de Compensación Municipal y 400 mil soles de canon. Recién desde el 2007 el canon minero saltó a 11 millones de soles y el Foncomún creció a 40 millones.

¿Qué obras resalta en este ámbito?
Con el poco presupuesto que tuve ejecuté más de 800 pequeñas obras con participación vecinal. No se diga que no hice nada, una cosa es administrar con un sol y otra con un millón de soles.

¿Qué lo satisface de su gestión?
Estoy muy satisfecho de haber gobernado a Trujillo con un plan concertado, elaborado el 2005 con visión al 2010 y que evitó las invasiones al crear un Alto Trujillo donde dimos vivienda a las personas de tener un lote sin caer en manos de los traficantes de terrenos.

El Plandemetru guió mi gestión y la del señor Acuña para consolidar el sistema vial con dobles avenidas y la circunvalación. No se puede improvisar en una región o municipio. Las gestiones se miden en el tiempo, de cuatro a cinco años después.

¿En la región también se planificó?
En coordinación con el PNUD, hicimos el Plan de Desarrollo Concertado de La Libertad, fijando líneas de acción para mejorar los niveles de educación y la salud. La gestión continúa, recuerde que el presidente Belaúnde proyectó la Marginal de la Selva, pero no la terminó.

Ese mismo trabajo me tocó hacer a mí. Haya de la Torre avizoró Chavimochic y la suerte quiso que yo consiga el financiamiento de la tercera etapa, la más grande obra de inversión pública regional en el siglo XXI, valorizada en mil 800 millones de soles.

¿Acuña hizo más obras en Trujillo?
El ejercicio en la administración pública lo veo como un proceso, nunca me consideré un salvador, ni hay nadie que lo sea. Solo existen coyunturas como la que favoreció a Acuña para hacer algunas obras que concentró en el centro de la ciudad y otras que tuvieron el punto de partida en mi gestión (paseo peatonal Húsares de Junín, la avenida Mansiche en doble vía, Santa, Miraflores, Vallejo, Villarreal).

Además, el presidente del IPD, Arturo Woodman, coordine con las  autoridades de Trujillo para que organicen los Juegos Bolivarianos, lo que dio la posibilidad de disponer de más dinero.

Usted es uno de los pocos alcaldes que no se peleó con Fujimori, ¿cuál fue su fórmula?
Es muy sencilla, entender que si el pueblo te eligió para representarlo tú no puedes interponer los intereses políticos o personales porque le haces daño. Eso lo comprendieron Toledo, Fujimori y Alan García, con lo que abrí las puertas de la administración a nivel central.

La región y la provincia también necesitan consensos...
Algunos medios radiales quieren hacer notar que la región no colaboró con Trujillo. Eso no es cierto, fíjese como alcalde no pude conseguir que el Gobierno Regional me transfiera el terreno para el relleno sanitario, pero al asumir ese despacho pedí al Segat- que me lo solicite y se donó 50 hectáreas con esos fines. También logramos que el consejo regional entregue a la Universidad Nacional de Trujillo (UNT) el Cerro Campana para que tenga su laboratorio vivo de Biología, además de otros proyectos.

¿Cómo deja la región?
Estamos dejando estudios que estarían madurando el 2015, a través de los ministerios. También estoy entregando una región con un PBI del 5 por ciento, que es el tercero en el Perú, muy cerca de Arequipa que posee grandes minas (PBI 5,5%). Recibí la región con una competitividad en el puesto 12 y la dejo en 8o.

La Libertad. Es la primera productora de espárragos, de azúcar, papa, tarwi; la segunda productora de oro, harina de pescado, huevos; y la cuarta cuenca lechera. La mayoría de sus jóvenes están en posibilidades de acceder a un trabajo porque el crecimiento del empleo está en el orden del 5%, lo que permitió que la región sea calificada de pleno empleo.

¿De otro lado, cómo ve el avance de APP y el retroceso del APRA?
No conozco la ideología de APP, lo que sí sé es que usa métodos mercantilistas para hacer política, es decir que fideliza gente transitoriamente a través de regalos, especialmente en campaña electoral.

Recordemos que Acuña sale a la palestra política con Gloria Montenegro y Manuel Llempén, por eso para crecer tuvo que reclutar gente del Apra, del FIM y otros. Así postuló al gobierno regional para hacer un jale de electorado, pero perdió la municipalidad con Llempén, como lo hizo al postular a la región. No veo promoción generacional.

¿Y en el Apra?
Tuvimos a Salaverry como prospecto, pero fue reemplazado por Luis Carlos Santa María que en 60 días sumó el 25 por ciento del electorado; sí reconocemos que en el Apra hay problemas de organización, más que de liderazgo, por eso tendrá que hacer sus reglamentos a los tiempos modernos.

NUEVA ETAPA PERSONAL
¿Qué planes personales tiene?
Siempre me he considerado un ciudadano de a pie, ósea que no me va a costar dejar de ser presidente regional porque nunca usé la posición para alimentar mi ego, por el contrario frecuentemente trataba de pasar desapercibido. Siempre estaré dispuesto a ayudar a quienes busquen el desarrollo de su sector y verter la experiencia acumulada en la administración pública. Si alguien viene a preguntarme algo no le voy a negar mi conocimiento.

¿En política?
No me gusta la dirigencia política, menos ser congresista.

Murgia Zannier fue teniente alcalde de Trujillo entre 1981 y 1983, durante el mandato del extinto, Jorge Torres Vallejo. De 1985 a 1987 Alan García lo designó ministro en la cartera de Transportes y Comunicaciones. De 1990 al 2006 fue alcalde de Trujillo y de 2007 al 2014 asumió la Presidencia Regional.

¿Alguna frustración?
La mayor frustración en la administración pública es el lento caminar de los trámites burocráticos, los estudios no avanzan con la velocidad que tú quieres, así pues en las carreteras se interponen las expropiaciones. Para avanzar en infraestructura escolar se deberían modificar algunas leyes y permitir el uso de los nuevos materiales. No se puede construir un colegio con drywall, sin embargo sí está permitido en un centro comercial. El país se ha modernizado y ha dado funciones a las regiones, pero sin normas que agilicen la consecución de los objetivos.

¿Qué cosa no pudo lograr?
En este periodo estuvimos a punto de tener el Puente Santo Cristo a través de Provias Nacional, lamentablemente se cayó e impidió que nos comuniquemos con Ancash. Quisimos concesionar el Puerto Salaverry, pero la incomprensión de los trabajadores el proceso se retrasó seis años. Paita si lo hizo y ya tiene instalaciones modernas.

Obras en la región.
La carretera Salaverry Juanjuí queda con 200 kilómetros de asfaltado, solo faltan 300 de un total de 500 kilómetros. Están listos los estudios del Puente Calemar y de la carretera a Bambamarca. Esto le costó a la región un esfuerzo de cuatro años de gestión ante el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Hay siete hospitales nuevos. En el agro se construyó represas y canales.

Por: Guido Sánchez Santur - La Industria

Con la tecnología de Blogger.