Ads Top

LOS QUINCE DÍAS DE ANA Y BENJAMÍN

Con las actuaciones de los reconocidos actores de televisión, cine y teatro Pold Gastello y Natalia Torres Vilar y los jóvenes y talentosos Claudio Calmet y Biviana Goto y  bajo la dirección de la actriz y directora Julia Thays, la obra “Los Quince Días de Ana y Benjamín” se estrena el 4 de diciembre en la Casa Cultural Mocha Graña (Saenz Peña 107, Barranco). La temporada irá solo por dos semanas,  del 4 al 14 de diciembre. De jueves a sábado a las 8 p. m. y domingos a las 7 p.m. Boletería

 “Los Quince Días de Ana y Benjamín” es obra de la joven educadora y dramaturga Biviana Goto quien describe de manera divertida la historia de Ana y Benjamín, dos vecinos que podrían tener una hermosa relación amorosa, compartir una vida, pero no lo hacen. Ellos no se ven, no se relacionan por los conflictos y fantasmas internos de cada uno que los imposibilitan en el amor. ¿Lograrán vencer sus miedos para estar por fin juntos?

Este montaje fusiona de forma ingeniosa diversos lenguajes, donde al unísono con el desarrollo escénico aparece el lenguaje plástico a través de dibujos en vivo. La historia es introducida por dos narradores que generan una atmósfera  a veces  lúdica, a veces perturbadora; y que a su vez, como una suerte de omnisciencias, intervienen en la historia con el fin de unir a los protagonistas.

La actriz y dramaturga Bibiana Goto nos cuenta sobre su obra: “Los quince días de Ana y Benjamín me hizo cavar un hoyo muy hondo.  Tuve que bajar al subsuelo para poder despegar.  Me fui al infierno para aprender a salir de él usando como bastones a las palabras; como cuerdas a las imágenes oníricas; como anclajes  y poleas de escalada a los dibujos, a  los colores, a la música.  No se me ocurrió otra manera de contar lo que pasa dentro de los dos personajes, la mayoría de acciones se dan en su interioridad, por ello decimos que es una historia en la que “no pasa mucho” y que “lamentamos no saciar las expectativas de las acciones inesperadas ni los grandes giros dramáticos”.

Ana está expuesta completamente, vulnerable, desnuda.  Tiene una infancia vigente y exagerada que la imposibilita en el amor. Benjamín es un misterio, una contraposición hermética, sugerente, irresistible.  Él es la luz de la esperanza, la visión y la videncia.

Los narradores omniscientes que direccionan las acciones, por momentos toman distancia y por otros, inevitablemente, se hacen cómplices de  Ana y Benjamín.  "El tiempo es un es un quinto personaje, un ente fundamental que se aprecia en las repeticiones, urgencias y grandes elipsis. Dudo si llamar a esta una historia de amor, creo que es más bien una historia de miedos, de vísceras, de gritos, de monstruos,  que solo el tiempo llega a conciliar con sabiduría”.

. .
























Con la tecnología de Blogger.